Reapertura de inscripciones por tiempo limitado
11 diciembre, 2017
El noruego Stian Angermund atacará el record de Maratón del Meridiano.
14 diciembre, 2017

Movimiento Meridiano

Al Meridiano nunca se le despide con un adiós sino con un seguro “hasta pronto” porque hay veces que al lugar donde se ha sido feliz si que se ha de intentar volver. Este año regresarán  cientos de participantes que alguna vez corrieron el Meridiano y marcharon con anhelo de volver.

A los lugares se suele ir por el paisaje y se regresa por la gente que llenan de significado esos  espacios. Maratón del Meridiano es una de esas experiencias donde territorio y gente se mezclan en una perfecta combinación para regalar al visitante la sensación de haber descubierto un secreto  anti-temporal que ha permanecido  oculto a miradas  invasivas. Cada año centenares de habitantes de la isla se organizan en torno a la prueba para ofrecer a los participantes todos los servicios que han cimentado el crecimiento de una carrera que en su primera edición reunió en las líneas de salida a  50 pioneros. Este año será vivida por 1300 corredores llegados desde lugares lejanos donde pervivió la certeza de que el mundo conocido acababa y empezaba en El Hierro .

Al margen de la participación, la concienciación hacia su territorio y la manera de organizarse que tienen los herreños será siempre el certificado de garantía de esta prueba. Año tras año, Maratón del Meridiano va armando su estructura con ideas y presencias de personas anónimas que se van uniendo de manera casi espontánea para formar un movimiento capaz de construir por sí sólo uno de los eventos en la naturaleza con más proyección de Canarias. En ese movimiento reside la verdadera riqueza de esta carrera, en esos rostros anónimos, que dejan de serlo para los que deciden regresar al Meridiano y que año tras año encuentran las mismas sonrisas en los mismos puntos de avituallamientos, en la cena de bienvenida o en la recogida de dorsales. Rostros familiares que, como el diamante, actúan como sublimes   conductores del calor que encierra una isla para formar el clima perfecto en un lugar al que siempre se querrá volver.

El calor se genera por el vibrante movimiento de partículas y eso serán los centenares de personas que se repartirán funciones sanitarias, de protección civil o de servicios a los corredores. Un auténtico movimiento social en una experiencia comunitaria que cohesiona un evento deportivo que ayuda a proyectar Canarias como un destino de paisajes y gentes único y singular.

Lo llevan haciendo doce años, y este año lo volverán a hacer. Ellos y ellas son el gran valor de Maratón del Meridiano y volverán a escuchar, a sonreír, a acompañar y a animar. Y lo harán con cada uno de los más de mil participantes llegados de fuera de El Hierro. Y lo harán también con muchos vecinos de la isla que fueron parte de ese movimiento, que conocieron la magia de correr por la montaña y que hoy reciben lo que ellos dieron años atrás. Lo volverán a hacer nuevamente sin haberlo tenido que aprender, sino con la naturalidad de quien heredó de sus antepasados una peculiar manera de hacer sentir al visitante en un lugar al que siempre se quiere regresar.